Ajiaco cachaco- Sabores

by • 24 junio, 2016 • Artículo, Edición 77Comentarios Desactivados en Ajiaco cachaco- Sabores542

Comiendo a lo cachaco en la Candelaria
Por: Katherine Castiblanco

 

Llevaba más de 3 semanas con antojos de ajiaco, literalmente se me hacía agua la boca con el solo hecho de pensar en este plato típico de Bogotá. Solo bastó con acrecentar ese deseo de sopita caliente cuando producción me dio la excelente noticia que hablaríamos del almuerzo de los rolos y cachacos, y si no sabe la diferencia (yo tampoco sabía), aquí le explico, los rolos son aquellas personas que nacieron en Bogotá, pero sus padres son nativos de otras ciudades, y el cachaco, de los que quedamos pocos, son los que nacimos en Bogotá y tenemos padres y abuelos bogotanos.

El hecho es que alargué el antojo, solo porque me habían dicho que probaría el mejor ajiaco de toda la ciudad, me prometieron que el restaurante La Puerta de la Catedral, un sitio muy santafereño, con una arquitectura republicana desde 1720 y que queda ubicado en la calle 11 # 6 – 16, cumpliría mis deseos gastronómicos como catadora oficial de la Revista Boga.

La puerta es pequeña, tiene un pasillo largo en donde encontrarán primero el postre, cuando entran, verán de frente la cocina y el ajetreo digno del medio día de un restaurante. Pueden subir las escaleras y podrán ver un salón inmenso con mesas y sillas en madera de la buena, diría mi abuelo, mucha luz y sobre todo unos meseros con una actitud espectacular que se contagia de ipso facto.

Para mi gusto, fui atendida por el propietario Mauricio Morales, supongo que quería corroborarme la promesa de servir el mejor ajiaco de la ciudad. El restaurante La Puerta de la Catedral, lleva solo unos meses en funciona-miento, tienen alianza con el proyecto El Tour del Tranvía que está respaldado por Colciencias para que no solo los extranjeros lo conozcan, sino los mismos  residentes de Bogotá.

 

 

Mauricio no quiso mostrarnos la preparación, pero no fue por egoísta, solo que los espera con los brazos abiertos en su restaurante, y él mismo les contará cómo es la preparación al estilo de La Puerta de la Catedral.

Según las normas de etiqueta una persona NO debe soplar la sopa porque es de mala educación, lo correcto es pasar la cuchara por los bordes y por la primera capa que está tibia; y pese a conocer esta norma, la pasé por alto, de verdad quería probar mi sopa, mi ajiaco, así que introduje la cuchara, la saqué del plato, soplé con afán, y por fin, a la boca. Esa mezcla de sabores sabaneros, con crema de leche y alcaparras se deshizo en mi paladar, estaba cremoso, suave y delicioso.

Solo me queda invitarlos a que conozcan este restaurante, prueben no solo el ajiaco, sino los tantos platos típicos que tienen en su menú como chuleta, pechuga, churrasco, salmón, changua santafereña y muchas cosas más.

¡Simplemente exquisito!

 

Pin It

Comments are closed.