Francia a la vuelta de la esquina – Sabores

by • 26 mayo, 2016 • Artículo, Edición 76Comentarios Desactivados en Francia a la vuelta de la esquina – Sabores919

¡No sabía mucho de vinos, pero les tengo que contar todo lo que aprendí en Les Chateaux de Pascal!

mayo2016_sabores_0

 

De camino a una de las nuevas cavas de Bogotá, me fijé que no conocía una en especial; cuando llegué junto con todo el equipo de la Revista Boga a la carrera 11 No 84 – 40, vi que decía Les Chateaux de Pascal, lo cual me hizo caer en cuenta que es un sitio francés y cuando uno ingresa, te atiende el mismo Pascal, con su pelo de color grisáceo, su piel blanca, sus cejas pobladas, sus ojos un poco caídos pero con una mirada profunda y con una sonrisa excepcional.

“¡Bienvenidos a este recorrido francés!”, dice Pascal con toda la amabilidad del caso.

El sitio desde que abrió sus puertas en febrero de 2015, es exquisito, si se puede decir así; combina colores, materiales y hasta olores. Les Chateaux de Pascal, está dividido en 5 salas y por regiones francesas de donde vienen los vinos, Pascal, hace un breve recorrido explicando con los mapas de las ciudades de Francia que están colgados en la pared como decoración y con ese acento tan romántico, me envolvió en un cuento de hadas.

La primera sala, con una decoración de color morado, violeta y dorado, hace referencia a todos los vinos tintos y su mágica historia. Domaine St. Dominique, Domaine Baron´Arques, Duluc De Branaire Ducru, Chateau Matras Grand Cru Classé, Cote De Nuit Villages, Maranges Premier Cru, fueron algunos de los nombres que le alcancé a entender a Pascal, pero son varios gabinetes con vinos listos para que los degustemos.

Gewurztraminer, de Alsacia y Montagny Premier Cru, de Borgoña, ambos de 2013. Los preferidos por Pascal.

La sala de los vinos rosados, que más esperaba, combinaba ambos colores, el blanco y el rosado tan sutil y único de este lugar.

El vino rosado como Les Beates y Les Beatines ambos de Cotes de Provence, fueron los que más disfruté es más, debo confesarles que Les Beates fue el primero que probé durante el recorrido, y nunca solté la copa, probaba uno, luego el otro y luego un sorbo más del rosado. Simplemente, digno de un sitio como este.

El vino rosado es especial para pastas, una buena paella y algunos postres.

En esta corta travesía francesa, continuamos con la Champagne, Forget Chemin Carte Blanche y Special Club.

Terminamos con los famosos vinos de la realeza, los Jurancon, como el Bi Beroi y Marrote, que tienden a ser de color amarillo y son especiales para postres.

Consejos al estilo Pascal:

  1. Vista y movimiento de la copa, olfato y gusto. Estos son los pasos para conocer el vino.
  2. La copa se coge del tallo, pues muchos tenemos, y me incluyo, el mal hábito de poner el cáliz o el cuerpo de la copa en la palma de la mano y eso hace que calentemos el vino.
  3. El primer sorbo se debe pasar por toda la boca, eso sí, sin exagerar, no hay que hacer gárgaras. Esto hace que la boca conozca el sabor y se pueda criticar el vino luego del segundo sorbo.
  4. En tierra caliente, omitir el vino seco, pues debido al clima, tu garganta se pondrá muy seca y no podrás disfrutarlo como debe ser.

Para Pascal, el vino es un ser vivo al que se debe cuidar desde el cultivo hasta la boca. El vino es como un niño consentido al que no le gusta moverse para lado y lado, él se comporta dependiendo de cómo lo tratas, le gusta estar quieto.

Definir lo que sintió mi boca en cuanto degusté tantos vinos, fue maravilloso, pero es casi imposible; pues el vino te escoge, es algo de gustos, así que lo único que me queda por decir, es que debes ir, buscar a Pascal y dejarte enseñar, porque este hombre sí que es un experto.

Pin It

Comments are closed.