Madrúgale a la moda – En Boga

by • 5 agosto, 2016 • Artículo, Edición 78Comentarios Desactivados en Madrúgale a la moda – En Boga984

“Al que madruga, Dios lo ayuda”, este es el lema de todos los vendedores y compradores en el día del Madrugón del Gran San.

agosto2016_enboga_0Modelos:
Daniela Cañón Instagram: d.cb02
Alejandra Medina Instagram: alemedmar
Daniela Cardona Instagram: danicalo19

 

Mientras la mayoría de las personas dormimos, otras están iniciando las horas más movidas del día. Todo inicia a las 03:30am cuando Ángela Mejía se está alistando para abrir las puertas a uno de los locales más apetecidos del famoso Gran San ubicado en el barrio San Victorino de Bogotá. Muchos, prácticamente viven allí, algunos solo han escuchado su nombre y otros ni siquiera saben qué es. Pues les tenemos que contar que el Gran San es uno de los centros comerciales más grandes de la ciudad, cuenta con más de 400 locales de ropa y zapatos, todo tipo de ropa para todo tipo de persona y todos los tipos de precios.

Prácticamente el Gran San es uno de los mayores distribuidores de mercancía textil para el país entero.

Ya sabiendo un poco que significa el Gran San, quisimos inmiscuirnos en lo que significa un madrugón. Aproximadamente más de dos mil empleados se levantan día a día a desplegar todo su potencial para atraer clientes, pues les aseguro que no es nada fácil convencer a una persona que entre a un local, esa es la parte más complicada, el resto lo hace la misma tienda que debe conquistar al cliente primero por la vista, luego por el oído y finalmente por el corazón. Pues si una persona no se enamora de lo que quiere, jamás se lo llevará a casa.

A las 04:00am todos los miércoles y sábados se abren las puertas, 5 entradas que están disponibles para los mayoristas que vienen dispuestos a llevarse lo mejor a sus locales. Desde este momento se escuchan gritos -Yo quiero ese, cuántos colores tiene de esa blusa, no hay más tallas, deme 10 de ese estilo-, en fin; son las 3 horas más largas de Ángela, empacando, luchando porque su concentración no le falle y termine regalando lo que no debe, haciendo facturas, guardándole al cliente su mercancía mientras va a otros locales a comprar más. Esto es el famoso destape, debido al destape de una y otra, y otra caja.

GRAN SAN
abierto al público desde las 4:00 a.m.

A las 08:00am las cosas siguen moviéndose pero no de la manera brutal de unas horas antes, ya casi no quedan cosas especiales, se han llevado todo. El mejor postor no fue el dinero, fue el tiempo. Mejor dicho, aquí es en donde se entiende que al que madruga, Dios lo ayuda, y del Gran San, se lleva lo mejor.

Después de las 10:00am por fin Ángela podrá desayunar, variedad es lo que hay y no sólo en la ropa, ahí, en el Gran San, todos trabajan en pro del dinero, pues para ellos el dinero está, solo que hay que salir a conseguirlo. Al local Elegant y San Miguel de zapatos exclusivos, pasan ofreciendo fruta, batidos, caldo de costilla, calentao ́ y hasta lechona. Todo está fríamente calculado, los empleados como Ángela que deben atender todo el tiempo, no pueden salir del local, pero los restaurantes ya saben eso, y el domicilio está a la merced.

Eso sí, el restaurante no garantiza que puedan comer caliente, no porque no llegué así al local, solo que si a Ángela le llegan clientes, debe dejar el caldo a un lado y atender, su filosofía es mantener al cliente siempre contento.

La hora del almuerzo es incierta, si hay clientes, el estómago espera, lo importante es cumplir con la meta establecida de ventas. Cuando esto sucede, Ángela puede respirar tranquila y orar porque no se le haya ido en un costal un par de zapatos de más. Sí, dije costal, hoy en día que debemos cuidar el medio ambiente.

Ya cuando por fin tiene su mercancía lista para llevar a uno de los locales en alguna de las zonas de Bogotá, puede salir. Y como el Gran San le da a escoger tiene varias opciones, primero llegar y salir en su carro, segundo
salir a tomar bus, transmilenio o taxi, tercero por una de las puertas encontrará habitantes de la calle preguntándole para dónde va, no se asuste, sea prevenido, pero ellos están trabajando, le ubican un taxi, una carro particular o unas de esas camionetas blancas que lo llevarán donde usted diga. La tarifa depende para donde vaya, pero la comodidad cuesta.

 

 

La gran mayoría de compradores en Bogotá están acostumbrados a la comodidad del centro comercial más cercano “a precios supuestamente justos” o a acudir a las tiendas de cadena extranjeras, pero muchos de los que no conocen el Gran San ni se imaginan las opciones que allí pueden descubrir.

En nuestra visita encontramos opciones de ropa de muy buena calidad y a precios muy asequibles, diseños que dejaron encantadas a nuestras modelos Daniela Cañón, Alejandra Medina y Daniela Cardona, quienes hacen parte de la agencia In Models y quienes nos acompañaron en esta aventura. Eso sí, en más de un local nos apoyaron para las fotos, y creo que les llevamos más clientes, “seguro las modelos tuvieron mucho que ver” ya sea por ver, curiosear o de puro morbo.

Seguramente así como el Gran San, debió iniciar Galeries Lafayette en Francia, una galería de moda que tuvo inicio en 1893 y que hoy es uno de los almacenes más grandes de toda Europa y más concurridos por marcar la tendencia de la moda. Es por esta razón que el Gran San cada día toma más fuerza por la calidad, precio y vanguardia de sus productos.

No pierda tiempo pensando si ir o no, así sea por conocer, pero un consejo, lleven dinero, porque si o si, saldrán con bolsas en las manos y con deseos de regresar por más, porque eso es lo que el comprador atrevido va a encontrar en este templo de los negocios de la moda en Bogotá, y lo llamamos así porque personas de todas las regiones del país vienen a comprar en cantidades para vender en sus negocios.

 

Pin It

Comments are closed.